El cacao: combustible puro para nuestro reactor celular

En la época prehispánica los indios mesoamericanos veneraban al cacao, y una de las razones —si no es que la principal— era que conocían bien sus efectos benéficos sobre la salud.

Utilizaban el cacao como medicamento para tratar problemas de corazón, músculos, riñones y sistema nervioso entre otros.

Por otra lado, al cacao se le reconocían efectos que fomentaban el vigor físico de los guerreros, tanto así que los mayas y los aztecas lo incluían en la alimentación diaria de sus guerreros.

Eran tan claros los efectos del cacao que después de que Hernán Cortez conociera a los guerreros aztecas, los describiría como particularmente tolerantes al ejercicio extremo.

Pero ¿qué puede explicar estas propiedades únicas del cacao?

Tras años de investigación rigurosa, científicos mexicanos han descubierto el por qué de estos efectos y han publicado más de 40 artículos científicos que respaldan sus descubrimientos en revistas nacionales e internacionales.

La razón se resumen así, todos los órganos de nuestro cuerpo necesitan de energía para funcionar óptimamente.

A partir de los alimentos que consumimos, todas las células generan la energía que se requiere para funcionar, a esta energía se le conoce como ATP.

El ATP se produce en todas las células de nuestro cuerpo en un pequeño reactor celular que se conoce como mitocondria.

Muchas enfermedades afectan adversamente la estructura y función de la mitocondria de tal manera que los niveles de ATP no son los adecuados. Además, las mitocondrias también se ven afectadas como parte del proceso normal de envejecimiento.
En la manera en que estimulamos a la mitocondria a que funcione mejor y exista en mayor cantidad, los niveles de ATP se recuperan y la función de TODOS los órganos mejora de manera notoria.

Todos nuestros productos contienen las formulaciones y dosis exactas de polifenoles del cacao destinadas a estimular a las mitocondrias para que funcionen óptimamente y todos los órganos se vean beneficiados por las mayores cantidades de ATP.

Sin efectos adversos, por lo que pueden consumirse indefinidamente, mejorando el organismo de forma integral ¡y sin riesgos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat